lunes, 31 de marzo de 2014

Trucos de la línea de comandos de Linux

Aprovechando el reencuentro con commandlinefu.com, una web muy interesante que descubrí hará un par de años pero había olvidado, voy a empezar una serie de posts dedicada a recoger ciertos trucos sencillos pero muy potentes que podemos usar en la línea de comandos de Linux. Algunos estarán relacionados con funcionalidades de la propia shell Bash y otros con la utilidad proporcionada por ciertos comandos y programas habituales en estos sistemas operativos.

Ahí van los 5 primeros, relacionados con la terminal de comandos y la gestión del directorio de trabajo (working directory) o directorio actual:
  • Limpiar la terminal de comandos: en lugar de teclear el comando clear y pulsar Enter, pulsar directamente la combinación de teclas Ctrl+L.
  • Cerrar la shell actual: en lugar de teclear el comando exit o logout y pulsar Enter, podemos pulsar directamente Ctrl+D, que finaliza la entrada de datos en general y en este caso particular la entrada de comandos a la shell.
  • Volver a nuestro directorio personal: la forma más corta es ejecutando el comando interno cd sin pasarle ningún argumento (y pulsando Enter, claro).
  • Volver al directorio anterior: cuando estamos moviéndonos por el arbol de directorios, para regresar al directorio anterior sin tener que especificar su nombre/ubicación al usar cd, lo más cómodo es ejecutar cd -.
  • Restablecer la terminal de comandos: si por desgracia acabamos con una terminal de comandos que muestra caracteres extraños, por ejemplo tras volcar a pantalla el contenido de un archivo binario con cat, podemos restablecer su configuración con el comando reset.
En la próxima entrega me centraré en trucos relacionados con el historial de comandos anteriormente ejecutados en la shell, lo que puede ahorrar al usuario bastantes pulsaciones de teclas (y minutos) a lo largo del día...