jueves, 28 de febrero de 2013

Próximo objetivo: Raspberry Pi

Llevo meses interesado en el ordenador de pequeño coste y tamaño (pero grandes posibilidades) Raspberry Pi. Se concibió como una plataforma asequible y abierta de aprendizaje y experimentación tecnológica, basada en un microchip de tipo SoC (System On a Chip) de Broadcom, que incluye una CPU de arquitectura ARM a 700 MHz, una GPU lo suficientemente potente para reproducir vídeo MP4 en formato HD y 256 MB de RAM, que en el modelo B se doblaron a 512. Esta ampliación de memoria y la inclusión de un puerto USB adicional y un adaptador Ethernet, lo catapultan a la categoría de micro-ordenador de propósito general, preparado para correr un sistema Linux como Raspbian (derivada de Debian) o Arch Linux, compatibles con su arquitectura.

Personalmente no me interesa su utilidad inmediata (y muy conveniente por su relación calidad / precio) como centro multimedia conectado a la TV vía HDMI, ya que tengo cubierta esa necesidad desde hace un par de años con un aparato especializado (y más caro que tengo que terminar de amortizar ;) Y eso que recientemente ha aparecido la versión final de una distribución Linux para el Raspberry Pi dedicada a tal fin: Raspbmc, un híbrido entre la citada Raspbian y XBMC. Lo que me parece más interesante es su uso como servidor de bajo coste y bajo consumo, al estilo del que monté hace unos meses sobre un HTPC con chip VIA x86 y que dedico a descargas y streaming vía UPnP. Sólo que éste será más pequeño y tendrá menos consumo, y de momento se me ocurren algunos roles interesantes:
  • Servidor de archivos estilo NAS (junto a un disco externo USB) o incluso servidor de copia de seguridad en red usando BackupPC.
  • Servidor web ligero y móvil (quizá con lighttpd en lugar de Apache)...
  • Servidor de seguimiento y descarga de podcasts de audio y emisión radiofónica casera (usando un cacharrito de estos).
En cualquier caso, hay una abundante comunidad de usuarios que le están dando todo tipo de usos muy interesantes (algunos delirantes ;) y antes de decidirme le echaré un vistazo a los distintos proyectos de los foros oficiales y a esta revista electrónica mensual que tiene muy buena pinta. Espero poder meterle mano al asunto en unas 3 o 4 semanas y empezar a comentar aquí las distintas pruebas...

sábado, 16 de febrero de 2013

Manual de comandos Linux: ¿español o inglés?

Es normal y deseable que los distintos paquetes software de una distribución Linux incluyan también la traducción de las páginas de manual (visibles con man) a nuestro idioma, pues facilitan el acceso a la documentación técnica al común de los mortales, y le permiten sacar partido a los numerosos comandos y herramientas de consola disponibles. Para ello incluso podemos instalar paquetes opcionales disponibles en los repositorios (al menos en Debian y derivadas como Ubuntu) que recopilan las diversas páginas de manual traducidas, como son manpages-es y manpages-es-extra.

El problema viene cuando uno está intentando entender cómo funciona un programa leyendo los detalles de su uso en la página de manual (traducida) correspondiente, y hay algo que no encaja tras llevar a cabo sin éxito las pruebas pertinentes. Unos cuantos minutos y pruebas después, a punto de cuestionar sus propias capacidades intelectuales a la hora de interpretar la documentación, o incluso empezar a desconfiar de la calidad del propio programa, cae en la cuenta de que el problema puede estar en la documentación, que no deja de ser una traducción del original hecha por voluntarios (que bastante hacen donando su tiempo a la comunidad) y por tanto susceptible de contener errores. Por supuesto, la documentación original también podría contenerlos, pero el hecho de que la generen los propios programadores o gente más cercana al desarrollo y además haya muchos más usuarios en la comunidad angloparlante para detectarlos y corregirlos, lo hace menos probable.

En situaciones así conviene saber cómo forzar al programa man a que nos muestre la documentación original en inglés, que no es más que especificándole dicha localización para que se salte la predeterminada en el sistema (que podemos ver con locale):

man -L en programa_en_cuestión

Como ocurre con muchos aspectos de la informática y las nuevas tecnologías, más vale pelearse con documentación técnica de calidad en inglés, que hacerlo con una mala traducción al español. He dicho.