martes, 23 de abril de 2013

Fuentes para programar y cómo añadir alguna en Linux

Hace poco estaba leyendo un par de artículos como éste y éste otro sobre las fuentes (o tipos) de letra más apreciadas por los programadores y, aparte de aprender algunas cosas, me di cuenta de que hay sibaritas en todos los rincones de la actividad humana ;-)
Habiendo pasado años frente a líneas de código, o simplemente usando emuladores de terminal, nunca me había cuestionado los valores estéticos de la fuente utilizada más allá del tamaño y el color, aunque esa experiencia me había hecho consciente de ciertas características habituales (y deseables): el ancho uniforme de todos los caracteres (el mismo que el espacio), la habitual ausencia de adornos (serifas) y un diseño que suele permitir una clara distinción entre el 0 (cero) y la O (o mayúscula) y entre el 1 (uno), la l (ele minúscula) y la I (i mayúscula). Por lo demás, es como si uno asumiera inconscientemente la monotonía de las fuentes de ancho fijo y aceptara sumisamente las predeterminas de editores y terminales. Pero parece haber vida más allá de la Courier de IBM, la Courier New de Microsoft y las Monospace o Free Mono habituales en sistemas Linux. Estas son algunas de las alternativas:
  • Una fuente más moderna muy apreciada parece ser Bitstream Vera Sans Mono, con una licencia bastante abierta, incluida en GNOME, y con una presencia aceptable en sistemas Windows y Mac. Su versión de dominio público DejaVu Sans Mono es más exclusiva de sistemas Linux, donde tiene una gran implantación.
  • En los ordenadores de Apple, los programadores han tenido ocasión de apreciar las bondades de las fuentes Monaco y sobre todo, de Menlo (basada en Bitstream Vera), que la sustituyó como fuente predeterminada de ancho fijo del sistema OS X en 2009.
  • Inconsolata es una nueva fuente de licencia abierta diseñada por Ralf Levien, anteriormente implicado en el desarrollo de Ghostscript y actualmente empleado por Google para trabajar en la plataforma Android. Sus atractivas curvas y sus ceros tachados al estilo de los años 80 la han convertido en mi nueva fuente de ancho fijo predeterminada ;-)
Para instalar nuevas fuentes en una distribución Linux moderna como Linux Mint, podemos hacerlo simplemente copiando los archivos correspondientes al directorio de fuentes bajo /usr/share/fonts, y actualizando la cache de fuentes con el comando fc-cache (instrucciones más detalladas) para que las aplicaciones gráficas las vean en su lista. 
En fin, que puede ser agradable un cambio de fuente en la terminal de comandos o el editor de código si pasamos frente a ellos unas cuantas horas a la semana...