sábado, 31 de marzo de 2012

Servidor de bajo coste y bajo consumo

Hace un par de semanas que compré un PC multimedia de bajo coste (menos de 100€) al que le había echado el ojo: Zaapa Multimedia Center ZMC7. A pesar de su nombre mi intención no es usarlo para conectarlo al televisor, donde ya tengo algo parecido aunque más especializado en esas funciones (que cuenta además con el sintonizador TDT y el mando a distancia de los que el nuevo carece). También podría servir como nettop conectándole monitor, ratón y teclado, aunque en mi caso no lo necesito al disponer de otros ordenadores más adecuados para un uso "normal". Mis intenciones pasan por convertirlo en un servidor de bajo consumo (entre 8 y 15 W) conectado por cable al router ADSL y que se ocupe de las descargas de archivos liberando así al PC principal (con un consumo 10 veces mayor) de numerosas horas de uso desatendido a la semana.



Sus características hardware (procesador C7-M de VIA compatible x86 a 1,6 GHz, 2 GB de RAM) pueden parecer demasiado modestas en comparación con cualquier ordenador actual de propósito general, pero son más que suficientes para "mover" el software necesario para realizar las tareas que pienso encomendarle. Es importante aclarar que el ordenador es tan barato porque viene sin disco duro, aunque dispone de una bahía interna para discos de 2'5 pulgadas. Teniendo en cuenta el precio actual de los discos duros y el ruido extra que suponen (las unidades SSD solucionan esto pero son todavía demasiado caras) opté por usar una económica tarjeta SDHC de Clase 10 (máxima velocidad de escritura) de 16 GB como dispositivo de almacenamiento principal. No parece mucho espacio, pero mi idea es ir copiando los archivos descargados a través de la red a otros equipos mejor dotados.

Como sistema operativo me he decantado por Debian, una de las distribuciones clásicas de GNU/Linux más sólidas y potentes. Lancé la instalación desde un pendrive eligiendo el software mínimo necesario (el sistema base + el servidor SSH que permitirá su uso y administración a distancia). Para las descargas de momento me he centrado en el protocolo BitTorrent (injusta y estúpidamente relegado a un segundo plano en los últimos años por culpa de Rapidshare, Megaupload y compañía) y en concreto en la versión daemon de Transmission, que puedo controlar remotamente desde los otros ordenadores de la red.

Por el momento la experiencia está siendo muy satisfactoria y ya se me ocurren nuevas funcionalidades que añadirle al servidor: más servicios que podría proporcionar en la red doméstica y diversas mejoras y automatizaciones a implementar en forma de scripts. Así de paso me servirá como banco de pruebas donde seguir aprendiendo mediante la resolución de problemas reales y cotidianos de esta era digital. Espero ir desgranando aquí los detalles más interesantes próximamente...