martes, 16 de noviembre de 2010

Consejos prácticos para sobrevivir a la crisis

En mi último pedido de libros a Amazon me hice con un ejemplar de "The ultimate suburban survivalist guide " (algo así como la guía definitiva del superviviente suburbano) en base a la actualidad de su temática y a las buenas críticas de los lectores. En tiempos de crisis proliferan libros como este, y más en el mercado editorial norteamericano, y en esta CRISIS. En ellos se suele urgir al lector a prepararse para la debacle: hacer acopio de provisiones, armarse hasta los dientes, construirse un refugio a prueba de bombas en las montañas, etc. Todo muy "madmaxista" (término acuñado en los foros de Burbuja.info) y frecuentemente de poca utilidad práctica en escenarios menos tremendistas.

Este libro intenta escapar a ese planteamiento y se dedica a recopilar información práctica que ayude al ciudadano de a pie a prepararse ante distintas eventualidades y situaciones adversas que según expertos independientes (no todos ellos chalados conspiranoicos) serán demasiado probables como para ser ignoradas durante los próximos años. Aunque dedica capítulos a situaciones extremas como son los desastres naturales (por otro lado cada vez más frecuentes debido al cambio climático) también trata de las finanzas e inversiones personales, del ahorro en las compras domésticas, de formas sostenibles de transporte, de la salud, de la seguridad del hogar, etc. Además, al finalizar cada capítulo resume los consejos más importantes en una ficha titulada "The least you can do", lo menos que puedes hacer. A pesar de que algunos sean bastante obvios en tiempos de crisis y otros puedan parecer muy exagerados a los más optimistas, creo que no harán daño a nadie, por lo que me dispongo a traducirlos libremente a continuación, sin orden ni concierto (para mayor efecto ;)

  • Tener un extintor en casa.
  • Tener siempre en casa varias linternas y pilas de recambio.
  • Liquidar cuanto antes las deudas de tarjetas de crédito y cualquier otro crédito de interés alto.
  • Si tenemos una hipoteca intentar hacer un pago extra cada año pero no liquidarla completamente si obtenemos dinero y tenemos otros usos para el mismo.
  • Tener una parte de nuestros ahorros en efectivo.
  • Cambiar parte de nuestros ahorros por metales preciosos como el oro y la plata.
  • Tener siempre en casa agua embotellada para un mínimo de tres días (recomendados 8 litros por persona y día)
  • Tener reservas de comida para al menos un mes. Comenzar por productos básicos fáciles de obtener y almacenar como: cereales y granos integrales, arroz y alubias. Añadir comidas deshidratadas, envasadas al vacío o enlatadas. También aceite de oliva y especias habituales. Alimentos reconfortantes como el chocolate, la mantequilla de cacahuete y algunos aperitivos envasados nunca están de más.
  • Aprovechar las ofertas de los supermercados y planificar las comidas en función de estas.
  • Hacer listas de la compra y tratar de ajustarse a ellas una vez en la tienda.
  • Considerar el plantar un pequeño jardín, incluso si se empieza usando macetas y una sola especie vegetal.
  • Preparar una bolsa de viaje a modo de botiquín con los productos habituales y los medicamentos de uso más frecuente y tenerla siempre a mano en un lugar conocido.
  • Si no se es demasiado perezoso hacerse con una planta de Aloe Vera. Son fáciles de cuidar, difíciles de matar y tienen muchos usos medicinales.
  • Instalar una cerradura robusta en la puerta principal. Tratar de hacer el resto de puertas y ventanas menos accesibles a posibles ladrones.
  • Tener siempre en casa algunas velas y cerillas, un abrelatas manual y una radio solar o de recarga manual.
  • Reunir algunos libros que se quieran leer.
  • Hacer copia de seguridad de los archivos importantes en DVDs o en un pendrive.
  • Ponerse en forma. No hay que convertirse en un atleta olímpico, pero debería adquirirse la suficiente forma física como para poder caminar unos 8 kilómetros cargados con una mochila sin sufrir demasiado.
  • Comprar una bicicleta y equiparla con un cesto o unas alforjas. Conseguir también un candado robusto para protegerla.
  • Mantener el depósito del coche lleno, al menos hasta la mitad, en todo momento...