miércoles, 3 de febrero de 2010

Reproducción sin saltos

Recientemente colgué una recopilación de Mark Knopfler en formato MP3. Las canciones están secuenciadas y solapadas de forma que suenen ininterrumpidamente. Al menos en teoría. Resulta que MP3 y otros formatos de audio "con perdida" no llevan muy bien lo que en inglés se denomina gapless playback. Si quemamos el contenido a un CD de audio con un programa que soporte el modo de grabación DAO como Nero o Brasero (a veces camuflado tras una opción que dice Sin pausas o algo por el estilo) el disco se escuchará sin pausas entre canciones. El problema viene cuando se usan los archivos MP3 directamente; la mayoría de reproductores multimedia no son capaces de unir las pistas consecutivas "sin costuras", con la consiguiente molestia auditiva. Por suerte hay excepciones.

Para sistemas Windows destaca especialmente Foobar2000, un reproductor freeware que ha pesar de su aspecto simple cuenta con todas las características deseables en un programa así: reproducción de múltiples formatos de audio (MP3, MP4, AAC, WAV, WMA, Vorbis, FLAC, etc.), del dichoso gapless playback, Unicode en los nombres y metadatos de las canciones, volumen uniforme con Replay Gain, o incluso conversión de formatos y otras funcionalidades avanzadas añadiendole componentes adicionales. Vamos, que en lugar de destacar por las pieles que puedan hacer atractiva su interfaz gráfica de usuario, lo hace por méritos técnicos. Muy Recomendable.

En Linux, a pesar de la avalancha de reproductores multimedia existentes, no hay en la actualidad casi ninguno que soporte de forma natural el gapless playback con archivos MP3. La honrosa excepción es Aqualung Music Player, aunque no siempre lo hace de manera perfecta. Otro reproductor prometedor que soportará esta característica en breve es Quod Libet. Si tenemos algún problema para instalarlos o para hacerlos funcionar correctamente siempre podemos recurrir al citado Foobar2000 usando Wine, un programa que proporciona a Linux una capa compatible con Windows sobre la que ejecutar aplicaciones destinadas a este sistema operativo.

Ah, se me olvidaba; un requisito para que nuestras mezclas en formato MP3 se reproduzcan sin pausas con los reproductores recomendados, es haber ripeado y/o codificado el audio usando LAME, considerado el mejor codificador MP3, sobre todo para calidades medias y altas y bitrates variables. Pero de eso hablaremos otro día...